Un segundo cerebro en el estómago - Noticias Saludables
close
Un segundo cerebro en el estomago

Michael Mosley ingiere una cámara pequeñísima, en una pastilla que envía señales en vivo desde su aparato digestivo.

Noticia del Reino Unido

Nuestros estómagos pueden ser un misterio oscuro para la mayoría de nosotros, pero una nueva investigación está revelando las formas sorprendentes en las que nuestras entrañas ejercen control sobre el estado de ánimo y el apetito.

No muchos de nosotros tenemos la oportunidad de ver la digestión de nuestro propio estómago en acción. Pero junto a un auditorio en el London’s Science Museum, recientemente se han visto imágenes en vivo desde el interior del vientre de Mosley, como la avena que había comido para desayunar ya digerida, expuesta al ácido y luego expulsada hacia el intestino como una papilla cremosa llamada quimo.

“Hay más de 100 millones de células cerebrales en el estómago, tantas como hay en la cabeza de un gato”, dice Mosley, quien tragó una cámara en miniatura en la forma de una píldora que podría pasar el día recorriendo el sistema digestivo, proyectando imágenes en una pantalla gigante”.

La primera parada fue en el estómago, cuyo trabajo complejo está bajo el control de lo que a veces se llama ‘el cerebro pequeño’, una red de neuronas que lo recubren al igual que al intestino.

Este ‘cerebro pequeño’ no hace mucho pensamiento complejo, pero sigue con la rutina diaria esencial, implicada en la digestión de alimentos -mucha mezcla, contracción y absorción- para ayudar a romper la comida y empezar a extraer los nutrientes y vitaminas que necesitamos. Todas esas neuronas que forran el sistema digestivo permiten mantener un estrecho contacto con el cerebro del cráneo a través del nervio vago, que a menudo influye en nuestro estado emocional.

Por ejemplo cuando experimentamos ‘mariposas en el estómago’, es realmente el cerebro del estómago hablando con el cerebro en la cabeza. Cuando nos ponemos nerviosos o tenemos miedo, la sangre es desviada del intestino a los músculos y esta es la forma del estómago de protestar.

  • Hormonas del hambre

Para dar cabida a una gran comida, el estómago tiene que ampliar su tamaño, de un puño a alrededor de 2 litros. Este es un aumento de casi 40 veces.

Solíamos pensar que los receptores del estiramiento del estómago decían al cerebro cuando el estómago estaba lleno y que era hora de dejar de comer. Pero resulta que las señales de hambre producidas por el estómago son mucho más sofisticadas que eso.

Entender esto ha ayudado a los médicos a tratar al padre de 4 niños, Bob Lakhanpal, quien casi nunca se sentía satisfecho, no importa cuánto comiera. Como resultado, él pesaba 200k.

Hace seis años, a la edad de 28 años, tuvo un ataque al corazón. Para ayudarle a perder peso, se le sometió recientemente a la operación de bypass gástrico.
Ahora, podríamos pensar que reducir el tamaño del estómago sería suficiente para resolver problemas como el de Bob, porque cuanto más pequeño es el estómago, menos se come. Pero eso no parece ser lo que sucede según su cirujano, Dr. Ahmed Ahmed, del hospital Charing Cross de Londres.

“El pensamiento moderno es que por hacer la cirugía, lo que realmente sucede es que se están produciendo cambios en varias hormonas, (mensajeros químicos), que afectan los niveles de hambre y los niveles de plenitud, que a su vez causan la pérdida de peso”.

“La cirugía de bypass gástrico de Bob ha separado y aislado la parte del estómago que produce la mayoría de la grelina, una hormona que parece desempeñar un papel clave en hacer sentir el hambre”. La esperanza fue que esto se tradujera en una caída permanente en la producción de grelina.

Su nuevo estómago reducido fue unido más allá, en su intestino delgado, en una sección denominada íleon que segrega una hormona intestinal diferente, PYY, que es responsable de que la persona se sienta llena.

Cuando comemos, normalmente nos toma 20 minutos para que la comida llegue desde el estómago hasta el íleon, causando la liberación de PYY y el mensaje al cerebro, “Estoy lleno”.

Es por esta razón que es mejor comer lentamente, para dar el estómago la oportunidad de decirle al cerebro que ha tenido suficiente, antes de que coma en exceso.

Con su íleon mucho más cerca de su estómago, el cerebro de Bob ahora recibe ese mensaje mucho más rápido. Seis semanas después de su operación, ya había perdido 30k.

“Estos días sólo como una cantidad pequeña de comida y me siento satisfecho”, dice Lakhanpal.

Además de decir esto, nos dice que se siente muy feliz con lo que ha logrado, que su familia está igualmente feliz y que se va a mantener en este camino de salud.

El bypass gástrico sólo está disponible para los casos más extremos, pero ahora hay un intenso interés en el desarrollo de medicamentos que inhiben las acciones de PYY.

Pensamos que el cerebro controla nuestro proceso de toma de decisiones, pero está bastante claro que operaciones como ésta, en el aparato digestivo, tienen un efecto muy profundo en cómo nos comportamos.

Cuando comes una gran comida y sientes el deseo de acostarte, es porque cerca de un tercio de tu suministro de sangre está siendo desviado hacia el estómago y el intestino, para dejarles hacer su trabajo vital. Razón por la que has escuchado desde niño que es mejor no hacer nada demasiado vigoroso hasta que el cuerpo haya tenido la oportunidad de hacer la digestión.

Fuente: bbc.co.uk

 

Tags : cerebrodigestionestómagoneuronassatisfecho
NutricionAvanzada

The author NutricionAvanzada

1 Comment

  1. Me llamo mucho la atención este articulo, creo que habla sobre un punto muy importante que poca gente .

    Solo quería comentares acerca del ultimo tema, ya que hay grandes mitos en esta área de salud.

    Cuando comes una gran comida y sientes el deseo de acostarte, no es por que el suministro de sangre esta siendo desviado hacia el estómago y el intestino. (Esto es lo que nos ha hecho creer la sociedad y los medios) Si no, lo que realmente te produce el sueño y la pereza es el estadio fisiológico que se denomina como Marea Alcalina.

Leave a Response