close
cabello sano y fuerte

La salud del cabello depende de diversos factores: genética, desbalances hormonales, ciertas condiciones de salud, mala circulación al cuero cabelludo y deficiencias nutrimentales. Este último factor es el más importante y depende completamente de nosotros poderlo solucionar, pues hay muchos alimentos que nos aportan las vitaminas y minerales que ayudan a tener un cabello sano.

1.- Ácidos Grasos Esenciales
Estas grasas se conocen como α-linolénico (omega 3) y el linoleico (omega 6) y son indispensables para el correcto funcionamiento del cuerpo. Como el organismo es incapaz de producir estos ácidos grasos por su cuenta, es necesario consumir alimentos o sumplementos que los contengan. Ejemplos de fuentes de omegas son las sardinas, el salmón, las nueces, la linaza, el pescado y el aguacate. También existe el suplemento conocido como aceite balance, que es el balance perfecto de omegas 3, 6 y 9 que, además de nutrir tu cabello, es un potente antiinflamatorio.

2.- Colágeno y Vitamina C
El colágeno es esencial para mantener un cabello sano. Es la proteína más abundante en nuestro cuerpo, pero con la edad, para ser exactos a partir de los 25 años, nuestro cuerpo va produciendo cada vez menos colágeno, lo cual vuelve al cabello más vulnerable. Para mejorar la producción de colágeno, podemos consumir un suplemento de colágeno hidrolizado (que también favorecería la salud de tus articulaciones y huesos) o el caldo de hueso de pollo, res o pescado.

La vitamina C, además de ser un potente antioxidante, impulsa la producción de colágeno. Fuentes de esta vitamina son las frutas cítricas, fresas, brócoli y pimientos.

3.- Biotina y ácido pantoténico
Estas vitaminas pertenecen a la familia del complejo B y son vitaminas hidrosolubles. La biotina es esencial para reconstruir las puntas del cabello que se han dañado por el exceso de champú, la exposición al sol, el secado y planchado frecuente. El ácido pantoténico, o vitamina B5, apoya a las glándulas suprarrenales, lo cual ayuda a estimular el crecimiento del cabello.

Para fortalecer el cabello, puedes tomar vitaminas del complejo B diariamente, que puede reducir el adelgazamiento del cabello al aumentar la circulación del cuero cabelludo y rejuvenecer los folículos del cabello; o tomar biotina y vitamina B5 por separado. Algunas fuentes alimenticias son: huevos, carne de res, pollo, aguacate, leguminosas y nueces, también ayuda a evitar una deficiencia y al crecimiento del cabello.

4.- Hierro
Varios estudios han examinado la relación entre el hierro y el cabello, y han concluido que los pacientes con una deficiencia de hierro corren un mayor riesgo de pérdida de cabello. Fuentes importantes de hierro son la proteína de origen animal (huevo, carne, pollo, salmón, atún, pescado,…), las leguminosas, las verduras de hoja verde, entre otros. Es importante consumir suficiente vitamina C para absorber mejor el hierro.

5.- Zinc
El zinc beneficia la salud de los folículos del cabello y es un co-factor esencial para múltiples enzimas. El zinc también es un potente inhibidor de la regresión del folículo capilar y acelera su recuperación. Entre algunos de los alimentos altos en zinc están las semillas de calabaza, ostras frescas, macadamia, huevos y nueces.

6.- Vitamina E
La vitamina E es indispensable para nutrir al cabello. Ayuda a la habilidad del cuerpo para producir queratina dentro del cabello para prevenir un cabello qubradizo. Consumir con frecuencia aguacate o semillas y nueces puede ser útil para restaurar las hebras de cabello.

Además de la alopecia, existen otras condiciones de salud que que pueden ocasionar pérdida y daño del cabello, por ejemplo: hipotiroidismo y síndrome del intestino permeable. Si padeces hipotiroidismo, tener un control de tus hormonas tiroideas puede ser suficiente para tener un cabello más sano. Si padeces del síndrome del intestino permeable, lo ideal sería un plan de alimentación específico para tratar el caso, agregar probióticos y colágeno para restablecer la flora intestinal y el recubrimiento del intestino.

Si padeces de una mala circulación al cuero cabelludo, será recomendable agregar a tu dieta de uno a tres ajos japonés al día. Para consumir el ajo japonés es necesario remover la cáscara y después tragar como pastilla. En caso de que esté muy grande puedes partirlo más pequeño y después tragar los trozos como pastilla. No genera mal aliento ni transpiración olor a ajo. También puede ayudar a mejorar la circulación cepillar tu cabello y masajear el cuero cabelludo.

Por último, otros tips para el cuidado de cabello son utilizar el aceite de coco como acondicionador y evitar champús que contengan los siguientes tóxicos: Lauril sulfato de sodio (SLS), dioxano, dietanolamina o DEA, MSG, y propilengicol.

Nutrióloga Tere Ramírez

Tags : cabellodietafuertehierronutriciónperfeccionsaludvitaminaszinc
NutricionAvanzada

The author NutricionAvanzada

Leave a Response