El daño viene de la fructosa y los granos

 

Noticia de EUA

El documental de Steven Greenstreet, llamado “Killer at Large” investiga el tema de la obesidad, un problema de proporciones realmente épicas en el que la desinformación es una de las causas principales.

En la actualidad, dos tercios de los estadounidenses tienen sobrepeso o son obesos. Uno de cada tres niños entre 10 a 17 años tiene sobrepeso o es obeso y el 27% de los adultos jóvenes de 17 a 24 están demasiado pesados como para unirse al ejército.

De acuerdo con el Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés), un estimado de 110,000 estadounidenses mueren a causa de la obesidad al año y casi un tercio de todos los tipos de cáncer están directamente relacionados con ello.

Claramente, el problema sobre cómo lograr tener una buena salud nunca antes ha sido más pertinente para las personas. Y a pesar de lo grave de este problema, se está haciendo muy poco para combatir efectivamente la obesidad.

Las dietas convencionales y las recomendaciones de salud son sumamente ineficaces. La obesidad y los problemas de salud relacionados son directamente atribuidos a una alimentación con muchos carbohidratos y proteínas de mala calidad y muy baja en grasas saludables

Aun así, las corporaciones multinacionales de alimentos y las compañías biotecnológicas han manipulado con éxito el sistema para fomentar el aumento en el uso de alimentos baratos que contribuyen con la epidemia de obesidad.

La obesidad es el resultado de las malas elecciones en el estilo de vida y desafortunadamente, nuestro gobierno ha contribuido dando información poco precisa sobre la alimentación y la salud. Una cosa es que las corporaciones pongan anuncios engañosos, sabemos que la honestidad no es una de las características de la industria de bebidas y alimentos procesados. Y otra cosa es que el gobierno entre en el juego por fines de lucro y se convierta en propagador de esta publicidad corporativa.

El aumento excesivo de la obesidad está relacionado con la desinformación en los problemas de salud:

  • Reducir calorías: No todas las calorías son creadas de la misma manera. Es mucho más importante poner atención a la fuente de calorías que a contarlas. Se engorda porque se come el tipo de calorías equivocadas.
  • Elegir alimentos dietéticos te ayudará a bajar de peso: Las sustancias como Splenda (sucralosa), Equal y Nutrasweet (aspartame) podrán no tener calorías, pero el cuerpo no se deja engañar. Cuando percibe el sabor ‘dulce’ espera calorías y cuando las calorías no llegan causa distorsiones en tu bioquímica que en realidad podrían hacerte subir de peso
  • Evitar las grasas saturadas: El mito de que las grasas saturadas causan enfermedades cardíacas sin duda ha dañado un incalculable número de vidas a lo largo de las últimas décadas, a pesar de que todo comenzó como una estrategia de publicidad sin respaldo científico por el aceite para cocinar Crisco. La mayoría de las personas necesitamos que de un 50 a 70 por ciento de nuestra alimentación se base en grasas saludables como los huevos orgánicos y pasteurizados, aguacates, aceite de coco, mantequilla y carne proveniente de animales alimentados con pastura con el fin de optimizar su salud.
  • Reducir su colesterol a niveles demasiado bajos: El colesterol en realidad NO es el culpable principal en las enfermedades cardíacas o de ninguna otra enfermedad y las recomendaciones que dicen que sus niveles de colesterol deben mantenerse bajos para estar ‘sano’, están llenas de conflictos de intereses y no se han demostrado adecuadamente.

Este es sólo un pequeño ejemplo de la información engañosa sobre el peso y la obesidad difundida por las agencias gubernamentales. La razón detrás de este triste estado de intereses es el hecho de que las mismas industrias que se benefician de estas mentiras son las que financian la mayoría de las investigaciones, infiltrándose en nuestras agencias reguladoras y sobornando a nuestros funcionarios políticos para respaldar su agenda económica por medio de cualquier medio legal y no tan legal.

¿Cuáles son las fuentes de calorías?

De acuerdo con un informe realizado en el 2010 por el Comité Consejero sobre las Recomendaciones Nutricionales para los norteamericanos, encontró que las 10 principales fuentes de calorías en su alimentación son:

1. Comidas de granos (pasteles, galletas, donas,  patatas fritas y barras de granola) 6. Bebidas alcohólicas                                                                                          .
2. Pan de levadura, 129 calorías al día 7. Pasta y mezcla con pasta
3. Pollo y mezclas con pollo, 121 calorías al día 8. Platillos mexicanos
4. Sodas, bebidas energéticas y bebidas deportivas, 114 calorías al día 9. Carne y mezclas con carne
 5. Pizza, 98 calorías al día  10. Postres derivados de crema

En general, es fácil ver que la causa de los problemas de peso de los estadounidenses está relacionada con los carbohidratos -azúcares principalmente, LA FRUCTOSA Y LOS GRANOS- en forma de alimentos procesados y bebidas endulzadas. Ya se había comprobado a los refrescos como la fuente principal de calorías en la alimentación de los estadounidenses en la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (NHANES) de 1999-2000. La actualización de dicha encuesta que cubre la información nutricional del 2005-2006, ha colocado a los alimentos a base de granos en los dos primeros puestos. Los refrescos quedaron en el puesto número cuatro, pero aún muchas personas, particularmente los adolescentes, siguen obteniendo la mayoría de sus calorías de las bebidas ricas en fructosa como estos.

Recomiendo firmemente eliminarlos de la alimentación para hacerla más saludable y ayudar a normalizar los niveles de insulina. Creo que es una de las acciones más poderosas que se puede tomar para mejorar la salud y disminuir el riesgo de enfermedades crónicas de largo plazo. Especialmente cuando consideramos que tan sólo una lata de soda al día puede hacerte aumentar unos 7.5k de peso al año y aumentar su riesgo de diabetes en un 85%.

Recomendación Sobre el Consumo de Fructosa

Como recomendación estándar, aconsejo mantener su consumo TOTAL de fructosa por debajo de los 25 gramos al día. En el caso de la mayoría de las personas sería bueno limitar su consumo de fructosa de las frutas a 15 gramos o menos, ya que tiene prácticamente garantizado consumir el resto de fuentes ‘ocultas’ de los alimentos procesados y los condimentos. Ciertamente hay algunas excepciones a esta regla. Las personas que hacen mucho ejercicio pueden consumir mucho más y hacerlo especialmente a la hora de hacer ejercicio, pero generalmente, para optimizar la salud, la mayoría se beneficiará de la restricción del consumo de fructosa.

Quince gramos de fructosa no es mucho- representa dos plátanos, un tercio de taza pasas o dos dátiles. Recuerda, la lata promedio de 12 onzas de refresco, contiene 40 gramos de azúcar, de los cuales al menos la mitad es fructosa, así que una lata por sí sola excedería la cantidad permitida diaria. Si tu leptina e insulina están dentro de lo normal, tu peso también es normal, no sufres de diabetes, presión arterial alta o colesterol alto, entonces consumir más frutas podría ser aceptable.

Parte de lo que hace a la fructosa tan poco saludable es que se metaboliza en grasa dentro del hígado mucho más rápido que cualquier otro azúcar promoviendo la grasa visceral. Este es el tipo de grasa que se almacena alrededor de los órganos y región abdominal y está relacionada con un mayor riesgo de enfermedades cardíacas.

Punto clave: remplaza los carbohidratos con grasas saludables

Toma en cuenta que cuando hablamos de carbohidratos dañinos, nos referimos a los granos y a los azúcares, NO a los carbohidratos provenientes de los vegetales. Cuando eliminas los carbohidratos de los granos/azúcar, entonces necesitas aumentar radicalmente:

  • La cantidad de vegetales que comes
  • Comer grasas saludables como los aguacates, aceite de coco, yema de huevos orgánicos, mantequilla proveniente de animales alimentados con pastura, aceitunas y las almendras.

Evita las grasas omega-6 altamente procesadas y transgénicas o genéticamente modificadas como el maíz, la canola y la soya, ya que desequilibrarán la relación entre las omega-3 y 6.

Contrario a la idea popular, las grasas saturadas son un componente clave de una alimentación saludable que promoverá la pérdida de peso. Como meta razonable podría ponerse que del 50 al 70 por ciento de tus alimentos sean grasas saludables, que reducirá radicalmente tu consumo de carbohidratos. Puede ser útil recordar que la grasa sacia más el hambre que los carbohidratos, así que si eliminas los carbohidratos y te sientes hambriento, es señal de que no los ha remplazado con las cantidades suficientes de grasas saludables. La mayoría de las personas notará una mejora importante en su salud al seguir esta recomendación, ya que están consumiendo mucho más granos y carbohidratos en su alimentación y cualquier reducción será un paso en la dirección correcta.

Conclusión:

  • Las grandes porciones de alimentos y muy poco ejercicio NO son los únicos responsables del aumento de peso.
  • El síndrome metabólico en realidad es una enfermedad adaptativa saludable por la que pasan los animales para almacenar grasa y lograr sobrevivir durante los períodos de hambruna. El problema es que la mayoría de nosotros siempre comemos mucho y pocas veces ayunamos. Como resultado, este cambio benéfico se vuelve dañino en el hombre contemporáneo.
  • El ácido úrico aumenta por el consumo de ciertos alimentos específicos y casualmente contribuye a la obesidad y la resistencia a la insulina.

Quizás uno de los descubrimientos científicos más importantes que han emergido en los últimos años es que el viejo dicho “una caloría es una caloría” es completamente falso. Además de la idea de que al fin de perder peso tienes que quemar más calorías que las que consumes también es falsa. La investigación claramente demuestra que incluso a aunque controles el número de calorías que comes, si las calorías provienen de la fructosa y los granos, entonces aumentas el riesgo de obesidad y pre-diabetes, dañas la función metabólica y la salud en general.

El ayuno intermitente es otra poderosa herramienta que te ayudará a hacer la transición de obtener la mayoría de tu combustible de la glucosa almacenado como glucógeno en los músculos e hígado, a la grasa almacenada en tus tejidos. Esta es una de las maneras más efectivas de quemar el exceso de grasa, adelgazar y eliminar el antojo por el azúcar.

Fuente: espanol.mercola.com

 

4 Comentarios

  1. Irma Guajardo Responder

    Me queda la duda de qué es un ayuno intermitente? Se refiere a desayunar un día sí y al siguiente no?

  2. nutriologaedithmarcelabortoni.com Responder

    Hola Irma!
    El ayuno intermitente puede ser utilizado de varias formas, pero una variable que funciona muy bién es limitar tu consumo de alimentos a solamente 8hrs en el día, esto quiere decir que debes pasar 16hrs sin consumir alimentos, un ejemplo sería que tu primer alimento fuera a las 11am y el último a las 7pm.
    Esto lográ que el cuerpo elija como fuente de energía a las grasas, y así es como tienes un cambio visible en tu composición corporal.

    Cualquier otra duda nos dices.

    Saludos!

  3. victoria barcenas Responder

    interesante el artículo,aprendí lo de fructuosa, por que hay personas que consumen jugo o fruta durante 24 hrs, eso es dañino???????

  4. Me preocupa leer este tipo de articulos, estoy de cuerdo con el problema de obesidad, en especial en mexico, pero que no se olvide el otro lado de la moneda que es el problema de anorexia que tambien existe y es muy real, especialmente con personas de clase alta y media alta, que probablemente sean la mayoria de tus pacientes. Me parece que se deveria tener cuidado con eso tambien, el ayuno intermitente te pide que vayas al trabajo desde las 8am y no hayas comido nada, me parece excesivo. Es importante que aprendamos a comer saludable y cuidar la ingesta de carbohidratos pero me parece excesivo y bastante pro-anorexico muchas publicaciones que se hacen. Cuidado con eso.

Leave A Reply

Navigate