close
Desayuno e infertilidad

Hacer un desayuno completo puede tener un impacto positivo en las mujeres con problemas de infertilidad, según un estudio realizado en la Hebrew University of Jerusalem y la Tel Aviv University

Los investigadores dicen que en los años recientes las investigaciones en nutrición han encontrado que el peso es afectado no sólo por la cantidad de calorías que se consumen, sino también por cuándo han sido ingerida la mayor cantidad. La nueva investigación fue publicada en la revista “Clinical Science”, y mostró que un desayuno pesado incrementaba la fertilidad entre las mujeres que sufren de irregularidades menstruales.

El estudio examinó si la comida del mediodía tenía un impacto en la salud ginecológica de las mujeres con problemas menstruales, debido al Síndrome de Ovario Poliquístico (PCOS por sus siglas en ingles).

PCOS afecta a un 6-10% de las mujeres en edad reproductiva, e interrumpe sus habilidades reproductivas. El síndrome crea resistencia a la insulina, que conlleva a un aumento en andrógenos (hormonas sexuales masculinas). También puede causar irregularidades menstruales, caída del cabello, aumento de bello corporal, acné, problemas de infertilidad y futura diabetes.

El estudio, llevado a cabo en el Wolfson Medical Centre, examinó sesenta mujeres por un periodo de doce semanas. Mujeres, con edades entre 25 y 39 años, con un Índice de Masa Corporal (IMC) menor de 23 y con Síndrome de Ovario Poliquístico.

Las mujeres fueron divididas en dos grupos y se les permitió ingerir 1800 calorías por día. Un grupo consumió su comida más grande, de unas 980 calorías aproximadamente, en el desayuno, mientras otras consumieron su mayor cantidad de comida en la cena. Se mantuvieron records de su ingesta diaria.

Los investigadores querían examinar si el horario de la ingesta de calorías afectaba la resistencia a la insulina y el incremento en andrógenos entre las mujeres que sufrían del síndrome.

Los resultados mostraron una mejoría en el grupo que consumió un desayuno pesado. Los niveles de glucosa y resistencia a la insulina disminuyeron en un 8%, mientras que los grupos de la cena no presentaron cambios. En el grupo de los desayunos completos, la testosterona (andrógeno) disminuyó casi un 50%, mientras que los niveles del grupo de la cena pesada se mantuvieron igual. Hubo también un mayor rango de mujeres ovulando en el grupo de los desayunos, comparado al grupo de las cenas.

“El estudio claramente demuestra que efectivamente, la cantidad de calorías que consumimos diariamente es muy importante, pero el tiempo en que lo consumimos lo es todavía más”, dijo el profesor Oren Froy, director de un programa de nutrigenómica de la Hebrew University of Jerusalem. Otros autores involucrados en el estudio incluyeron a la Profesora Daniela Jocabovitz y al Dr. Julio Weinstein de la Tel Aviv University y del Wolfson Medical Centre.

Fuente: ausfoodnews.com.au

Tags : andrógenosDesayunarinfertilidadmenstrualesmujeres
NutricionAvanzada

The author NutricionAvanzada

1 Comment

Leave a Response