close
129

Hipócrates dijo que el sabio debe darse cuenta de que la salud es su activo más valioso.

Montaigne dijo que la salud es lo único que merece la pena que se le dedique tiempo, sudor, dificultad, bienes e incluso la propia vida para lograrla; porque sin ella, la vida es difícil y opresiva.

El poeta inglés Ben Jonson, contemporáneo de Shakespeare, exclamó: ¡Oh la salud! ¡Salud! ¡La bendición de los ricos! ¡La riqueza de los pobres! ¿Quién puede comprarte a precio demasiado alto, ya que no hay placer en este mundo sin ti?

El escritor Western dice que el oro que compra la salud nunca es mal empleado.

Descartes, en su Discurso del Método, dijo que la salud es sin duda la bien más fundamental y más grande de la vida.

Una y otra vez, la misma idea fue expresada en la literatura.

Pero es un error decir que necesariamente la enfermedad en sí, hace la vida poco interesante e imposible.

Consideremos al físico Stephen Hawking, supongo que nadie cree que su vida no vale la pena. Mozart sufría infecciones respiratorias frecuentes, dolores de cabeza y problemas dentales, Beethoven era sordo y deprimido. Schubert fue torturado por la sífilis. Edith Piaf vivió plagada por la artritis reumatoide. Kennedy sufría de terrible enfermedad de Addison (producción insuficiente de cortisol y aldosterona, dos hormonas esenciales para el cuerpo humano). Napoleón Bonaparte, el de la mano en el estómago, sufrió un terrible cáncer de estómago hecho metástasis. Molière sufrió de epilepsia, así como Julio César… la lista es interminable.

La mala salud no se detuvo a dialogar con ellos o ni ellos dejaron de hacer contribuciones al mundo.

La humanidad está acostumbrada a la adversidad. A menudo decimos “prefiero morir que….” sin embargo, el día en que la prueba realmente sucede, por lo general, estamos sorprendidos al ver que jamás elegimos morir y siempre encontramos en nosotros una resistencia insospechada. Ya que seamos conscientes o no, en realidad estamos “adaptados” a vivir con gran dificultad.live streaming film Paradatlas

Esta es la historia de la humanidad, este es el legado de nuestros genes.

El hombre puede adaptarse a vivir con la enfermedad, pero también puede adaptarse para vivir en la salud.

Está en las decisiones que toma día a día, lo que come, lo que bebe, lo que respira, lo que piensa y cómo duerme. Hoy en día sabemos que la enfermedad no es una cuestión genética sino una cuestión de manera de vivir.

Inscríbete a NoticiasSaludables.com y conoce lo que hacen los países más saludables del mundo, como Japón, Australia, Suecia, España e Islandia.

 

Tags : dificultadDolorenfermedadriquezasaludviviendo
NutricionAvanzada

The author NutricionAvanzada

Leave a Response