Más protección para los árboles

 

Noticia de España

La conferencia de la Convención sobre el Comercio Internacional de Flora y Fauna (CITES), que se celebra estos días en Bangkok, ha acordado hoy regular el comercio de varias especies de árboles para reducir su tala a causa del tráfico de maderas exóticas, una lucha que lidera Sudamérica. Entre ellas están el palisandro siamés, el palisandro de Madagascar y el ébano.

Más una veintena de especies, la mayoría originarios de Sudamérica, están desde hace varios años, incluidos en el apéndice segundo de la CITES, que corresponde a las no amenazadas por la extinción pero comercializadas bajo una regulación establecida de común acuerdo entre los países firmantes. A petición conjunta de Tailandia y Vietnam se ha debatido y aprobado «por consenso» la inclusión, en este apéndice segundo, del palisandro siamés, un árbol «sobreexplotado» que se puede encontrar en selvas de Camboya, Laos, Tailandia y Vietnam. «Esta especie es uno de los más claros ejemplos de cómo los gobiernos locales son incapaces de proteger sus especies frente a las actividades de las mafias ilegales de la madera», ha apuntado la Agencia de Investigación para el Medio Ambiente en una nota leída durante la sesión.

El palisandro granadillo y el palisandro de Honduras también se han incluido en el apéndice, a propuesta de Belice, así como el palo de rosa, a instancias de Brasil.

El tráfico ilegal de la madera es uno de los más complicados de rastrear debido a la variabilidad de sus mercados. «China ha desplazado el flujo del mercado tradicional de la madera ilegal que antes se centraba en Europa y Norte América», ha explicado David Newton, especialista en flora del grupo ecologista internacional Traffic. Según este experto, el gigante asiático importa madera ilegal de las selvas de África, Sudamérica y del Sudeste Asiático.

Shanghai, Hong Kong y Macao son los principales puertos de entrada de los troncos de madera que la industria china transforma después en muebles, instrumentos musicales o en objetos de decoración. El puerto de Singapur es otro centro de distribución, mientras que las fronteras de China con Laos, Birmania (Myanmar) y Vietnam son las principales rutas seguidas por las bandas que se dedican al trafico ilegal de madera.

Fuente: sociedad.elpais.com

 

1 Comentario

Leave A Reply

Navigate