close
Nutrición

Cómo los probióticos y el té pueden tratar la ansiedad y la depresión

depresion y probioticos

Actualmente, muchas personas padecen ansiedad o depresión, o sufren del estrés del día a día. De acuerdo con la Asociación de Ansiedad y Depresión de América (ADAA, por sus siglas en inglés), 18.1% de la población adulta padece algún trastorno de ansiedad, mientras que un 6.7% de la población adulta padece depresión. Puede ser favorable para estas personas practicar la meditación o el yoga, frecuentar a sus seres queridos, y consumir probióticos y tés relajantes.

La flora intestinal, es decir, las bacterias “buenas” y “malas” que viven en nuestro intestino, realizan tareas específicas en el organismo. Entre éstas se encuentra auxiliar en la digestión de los alimentos, producir algunas vitaminas, y regular nuestro sistema inmune. La propoción ideal entre las bacterias debe ser de 85% las buenas y 15% las malas, pero el llevar a cabo una mala alimentación o ciertas enfermedades, pueden causar un desajuste en esta proporción. Para prevenirlo, la adición de probióticos a la dieta puede ser útil.

Desajustes en la proporción que guardan las bacterias puede generar malestar y aumentar el riesgo de enfermedades crónicas, como la obesidad o la inflamación intestinal. Se ha teorizado que este desajuste también puede afectar condiciones neuropsiquiátricas como la ansiedad o la depresión. El intestino tiene su propio sistema nervioso separado, y produce neurotransmisores (incluyendo la acetilcolina y la serotonina) que también produce el cerebro. Estos neurotransmisores son indispensables para la motilidad intestinal. Por lo tanto, se cree que existe un eje cerebro – intestino, y es posible que la ansiedad y la depresión puedan desarrollar trastornos gastrointestinales, y viceversa, que trastornos gastrointestinales causen ansiedad o depresión.

Algunos estudios clínicos han demostrado los beneficios de tomar probióticos para tratar la ansiedad o la depresión, no obstante, no pueden sustituir el tratamiento recetado al paciente por su terapeuta (p.ej. el medicamento o la terapia cognitivo-conductual). Se necesita más investigación para identificar qué dosis y cepas de bacterias son las más eficaces para tratar estas condiciones.

Por otro lado, existen tés relajantes con múltiples beneficios. Existen, por ejemplo, el té de melisa y el té de pasiflora. El té de melisa (Melissa Officinalis, por su nombre científico), que ayuda a tranquilizar los nervios y evita su reflejo en el organismo, tiene propiedades analgésicas y relajantes, antivíricas, antibacteriales y antiespasmosódicas, además de brindar antioxidantes que protegen nuestras células. Está estudiado que puede tranquilizar el corazón y restablecer su ritmo normal, puede tratar el insomnio, y mejora la concentración mental. El té de melisa puede reducir el cortisol, mejor conocida como la hormona del estrés, y relaja el cuerpo sin causar somnolencia. También ayuda a elevar el estado de ánimo.El té de pasiflora contiene la flavona crisina que ayuda a disminuir la presión arterial, a calmar los nervios y el dolor, a relajar el organismo y a inducir un sueño profundo. Otros tés relajantes son el de valeriana, el de manzanilla y el de menta.

Es importante mencionar que aunque estos remedios son muy efectivos para tratar los síntomas, no pueden curar la ansiedad o la depresión. Incluir los probióticos y los tés relajantes a la dieta es recomendable para todos. Por ser remedios completamente naturales no tienen ningún efecto adverso. Los probióticos es preferible que sean líquidos, y se puede tomar una ampolleta en ayunas y otra antes de dormir. Asimismo, es recomendable probar los tés relajantes después de la cena para ver qué efectos suponen en tu cuerpo, ya que si te relajan de más no sería adecuado tomarlos antes del trabajo o antes de manejar. Estos remedios también pueden beneficiar en la pérdida de peso, ya que si contamos con algún trastorno intestinal va a ser más difícil llegar a la meta y los tés pueden ayudar a mejorar la digestión y prevenir la ansiedad de comer azúcares simples y grasas “malas”.

Nutrióloga Tere Ramírez

Bibliografía
Anxiety and Depression Association of America (2016) Understand the facts of anxiety and depression. Obtenido de: https://adaa.org/understanding-anxiety/depression

Bousvaros, A. (2017) Can probiotics help treat depression and anxiety? Harvard Health Publishing, Harvard Medical School. Obtenido de: https://www.health.harvard.edu/blog/can-probiotics-help-treat-depression-anxiety-2017072612085?utm_source=delivra&utm_medium=email&utm_campaign=WR20170728-

Depression&utm_id=581831&dlv-ga-memberid=20328536&mid=20328536&ml=581831
Calm Clinic (2017) Tea For Anxiety: Teas that Heal Anxiety Symptoms. Obtenido de: http://www.calmclinic.com/anxiety/treatment/healing-tea

Tags : ansiedadbacteriasdepresiónestresintestinoprobioticos
NutricionAvanzada

The author NutricionAvanzada

1 Comment

Leave a Response