La verdad acerca de los refrescos light o de dieta

Suponer que los refrescos de dieta son la alternativa más saludable para el refresco regular, es un error. Aunque la etiqueta nos prometa que es una bebida sin azúcar y sin calorías, no deja de ser una bebida que puede generar adicción por lo dulce e incrementar el riesgo de padecer lo siguiente:

Sobrepeso y obesidad
Los endulzantes artificiales que utilizan para el refresco de dieta es generalmente el aspartame y acesulfame K. Éstos endulzantes bloquean la pérdida de peso y promueven la disfunción metabólica y, por lo tanto, la acumulación de grasa. Además, al engañar a nuestro cuerpo en que está “recibiendo” azúcar, aumenta la ansiedad por comer más alimentos con alto contenido de azúcar.

Síndrome metabólico y diabetes tipo 2
Es común que a los pacientes con glucosa alta en sangre les recomienden utilizar endulzantes artificiales para sustituir el azúcar. No obstante, los estudios demuestran que consumir un refresco de dieta al día incrementa 36% el riesgo de padecer síndrome metabólico y 67% el riesgo de padecer diabetes tipo 2 comparado con no tomar ni un solo refresco de dieta al día.

Un endulzante seguro y natural es la stevia.

Depresión
Estudios demuestran que consumir aspartame en exceso puede disminuir los niveles de serotonina en el cerebro generando trastornos del estado del ánimo como al depresión.

Derrame cerebral y demencia
Con tan solo tomar una bebida endulzada de manera artificial al día, puede incrementar tres veces el riesgo de padecer un derrame cerebral y demencia. Esta relación continúa aún y cuando se controlan otros factores que también aumentan el riesgo, como fumar y tomar, diabetes, enfermedades cardiovasculares, entre otros.

Enfermedades cardiovasculares
Aunque no se ha encontrado la relación de cómo el tomar refresco de dieta aumenta el riesgo de padecer un ataque cardiaco, en un estudio que se realizó durante 10 años, las personas que tomaban al menos un refresco al día, independientemente de sí contenía azúcar o un endulzante artificial, tuvieron un riesgo mayor de padecer un ataque cardiovascular.

Por lo tanto, la alternativa más saludable va a ser siempre el agua natural. También podemos hacer aguas en casa de limón, tamarindo o jamaica y endulzar con stevia, uno de los endulzantes alternativos que además ayuda a mejorar la sensibilidad a la insulina y no agrega calorías. Estas aguas también las podemos hacer con base de agua mineral.

En muchas ocasiones, el dejar el refresco de dieta puede ocasionar dolores de cabeza. Es la falta de cafeína. Entonces, otra alternativa ideal sería La Jamaica Fit. Este concentrado de jamaica, además de que ya viene endulzado con stevia, contiene también cafeína para ayudarte a evitar esos dolores de cabeza.

Nutrióloga Tere Ramírez

Leave A Reply

Navigate