Introducción al Ayuno

Hoy en día es un tema muy hablado pero existen muchas interrogantes sobre el ayuno. ¿Pero realmente vale la pena? Si bien muchas personas asocian el ayuno con la restricción de comer durante largos períodos de tiempo, en realidad hay muchos estilos con diferentes tiempos, lo que puede hacer que el ayuno sea una práctica mucho más accesible de lo que piensas. De hecho probablemente ya lo has practicado sin siquiera darse cuenta. El tipo de ayuno más básico es el descanso entre la cena. El ayuno durante este tiempo, que generalmente cae entre 12 y 14 horas. El término ayuno intermitente puede describir múltiples horarios para comer. Intermitente significa extender su ayuno nocturno, tomando por lo menos 14 o 16 horas entre la cena y el desayuno, lo que muchas personas se sienten bien haciendo varios días a la semana.

Pero ¿por qué querríamos hacer algo de esto? Bueno, en realidad hay muchas buenas razones. Se ha demostrado que el ayuno ayuda a perder peso y perder grasa inflamatoria peligrosa del vientre; puede reducir los niveles de insulina y la presión arterial , mejorar la sensibilidad a la insulina y reducir el riesgo de diabetes; y ayuda a que el cerebro funcione mejor eliminando proteínas peligrosas y beneficiando a las neuronas de una manera que protege la memoria y el aprendizaje .

Una advertencia importante del ayuno es que se debe llevar una buena alimentación ya que si te das un atracón de helado y las papas fritas y después realizas el ayuno no te llevarán a ningún lado ni obtendrás sus beneficios. Para iniciar este proceso es necesario estar bien guiado con un con un especialista de nutrición. También es importante tener en cuenta que el ayuno no es para todos, por ejemplo las personas con antecedentes de trastornos de la alimentación, diabetes tipo 1, embarazadas o amamantando.

Nutrióloga Andrea Requenes

Leave A Reply

Navigate