close
alimentación de 3 meses 3 años

La hidratación y alimentación de los 3 meses a los 3 años de edad es crucial para el desarrollo y crecimiento de nuestros hijos. Es importante tener horarios establecidos de alimentación y ser estrictos con la hidratación, pues están en mayor riesgo de deshidratarse porque su tasa metabólica basal es mayor, su función renal aun es inmadura, tienen menor tolerancia al calor y más del 70% de su composición corporal es agua.

Requerimientos diarios de líquido de acuerdo con la edad.
Edad ml/kg Total (L)
1 mes a 1 año 100 – 150 0.6 – 1.0
1 a 3 años 100 – 120 1.0 – 1.4

Rodríguez-Weber, M.A. et al. (2012) Consumo de agua en pediatría. Perinatología y reproducción humana, volumen 27, suplemento 1, pp S18 – S23.

3 a 6 meses
Líquidos
La nutrición del bebé se debe basar en leche materna o fórmulas de leche especial para esta etapa. No se debe agregar ningún otro tipo de líquidos, al menos que el médico indique agregar agua. El jugo y cualquier otro tipo de leche (i.e. almendras, arroz, etc.) está prohibido.

Como recomendaciones extras, si estás lactando se recomienda evitar la cafeína, picantes, leguminosas, brócoli y calabaza, porque puede causar cólico en el bebé. Además, si tu bebé tiene reflujo, se sugiere evitar el consumo de lácteos. Por último, recuerda que a los bebés se les debe dar baños de sol directo antes de las 11:00 de la mañana entre 5 y 10 minutos.

6 a 12 meses
En esta etapa, es importante comenzar con la ablactación, es decir, incorporar gradualmente alimentos a la dieta del bebé. Puede ser unas semanas antes o justo al sexto mes, según lo indique el pediatra. Esperar más de seis meses para la ablactación puede causar deficiencia de hierro. Algunas de las señales que indican que el bebé está listo para los alimentos son que controle mejor su cabeza, que se pueda sentar, que tome objetos y se los lleve a la boca, entre otras.

Líquidos
Puede continuar la ingesta de leche materna y/o leche de fórmula. Se recomienda completar, de ser necesario, el requerimiento de líquidos con agua y evitar la ingesta de jugo. En caso de incluir jugos en la dieta del bebé, debe ser jugo 100% natural de fruta hecho en casa y no más de 150 ml al día.

Alrededor de los 11 meses comienza la transición de biberón a vaso.

Alimentos

  • Ir incorporando los nuevos alimentos, uno al día: verduras, frutas, carnes (res y pollo), y la mayoría de los cereales. No obstante, existen alimentos que pueden causar alergia; éstos se deben incorporar uno a la vez y esperar dos días antes de incorporar otro de este tipo (i.e. huevo, mostaza y trigo). Una vez que demuestren no causar reacción alérgica hay que proporcionarlos con regularidad para mantener la tolerancia.
  • En cada tiempo de comida se puede empezar ya sea por la leche o por el alimento.
    Proporcionar texturas blandas como puré, de preferencia alimentos cocidos, finamente picados, o triturados, según las habilidades del bebé.
  • A partir de los 9 meses se pueden ofrecer alimentos que ellos puedan agarrar con sus dedos y se los lleven a la boca para fomentar la auto-alimentación. Pueden ser alimentos suaves y cortados como trozos pequeños de verduras cocidas, y fruta madura como el plátano.
  • Ofrecer primero los alimentos ricos en hierro y después la verdura/fruta/cereales.
  • Evitar la miel hasta 1 año de edad, incluyendo pasteurizada o cocida, ya que puede causar botulismo infantil

1 a 3 años
En esta etapa, los niños deben comer 3 comidas, y entre 2 y 3 snacks. Aunque dependen de nosotros para preparar sus alimentos y servirlos, deben ir aprendiendo poco a poco a comer por su cuenta, pero nunca sin supervisión. También es importante cuidar que la ingesta de hierro sea suficiente, ya que puede afectar su desarrollo físico y mental, su comportamiento, y puede causar anemia.

Hay alimentos que se recomienda evitar hasta que el bebé cumpla el año, ya que su organismo no está preparado para digerirlos o puede causar reacciones alérgicas. Entre estos alimentos se encuentran las fresas, el chocolate, el pescado y los mariscos en general, y los frutos secos (nueces, almendras, cacahuates, semillas, etcétera). También hay que tener cuidado con los alimentos que pueden causar que se ahoguen como las palomitas de maíz, goma de mascar, uvas enteras, entre otros.

Desde esta etapa los niños comienzan a desarrollar sus hábitos alimenticios, y aunque algunos alimentos son esenciales, cada uno tiene sus requerimientos y preferencias específicas. Para asegurarnos de que consuman lo suficiente de todo, es importante seguir la cantidad de porciones de cada grupo de alimento por día que se presentan en la siguiente tabla.

Porciones recomendadas
Grupo de alimento Cantidad por día
Cereales integrales y leguminosas

Contienen fibra que ayudan a la digestión, carbohidratos complejos que proveen energía, y vitaminas y minerales. Los cereales son excelente fuente de vitaminas del complejo B, y las leguminosas son excelente fuente de hierro. Recomendable incluir cereales fortificados con hierro y ácido fólico. Ejemplo: ½ tz de frijoles en la mañana, ½ tz de arroz integral en la comida y 1 tortilla en la cena.

3 porciones
Verduras

Son fuente de fibra, vitaminas y minerales. Contienen antioxidantes que ayudan a prevenir enfermedades. Ejemplo: ¼ tz de champiñones picados en la mañana (en el huevo revuelto del desayuno), ¼ tz de brócoli picado en la comida, ½ tz de pepino picado de snack.

1 taza
Frutas

Al igual que las verduras, son fuente de fibra, vitaminas, minerales y antioxidantes. Ejemplo: ½ tz de fresas picadas en la mañana y ½ tz de uvas picadas de snack.

1 taza
Lácteos

Son excelente fuente de calcio y vitamina D, lo cual fortalece huesos y dientes, y de proteína. Entre uno y dos años se debe consumir lácteos enteros, ya a partir de los dos años pueden ser bajos en grasa. Si quieren tomar más de una taza de leche al día, puedes ofrecer alternativas como la leche de arroz, rebajada con agua. Ejemplo: ½ tz de leche en el desayuno y en la cena ½ tz de leche y ½ tz de queso mozzarella (para hacer quesadilla con jamón de pavo).

1 a 2 tazas
Proteína de origen animal

Es indispensable para el crecimiento y desarrollo del niño. Además, es fuente de hierro, zinc, y otras vitaminas del complejo B. Escoger cortes magros de carne como la milanesa, pollo sin piel y pescado. Ejemplo: 1 huevo por la mañana, 20 gr de milanesa de res en la comida y 1 rebanada de jamón de pavo en la cena.

50 a 60 gramos
Aceites y grasas

Fuente de vitamina E. Incluye el aceite que se utiliza para cocinar, aguacate, semillas, aceitunas, mantequilla/margarina, crema, entre otros. Ejemplo: ½ cucharada para cocinar el huevo del desayuno y ½ cucharada para cocinar la milanesa de res de la comida, y 2 cucharadas de aguacate en la cena.

3 cucharadas
Agua

La recomendación (1 a 1.4 L por día) incluye cualquier tipo de líquido que ingiera durante el día y el agua que incluye la comida. Limitar consumo de jugo, pero de querer incluirlo debe ser 100% de fruta natural.

1 – 1.4 Litros

Los niños saben identificar perfectamente el momento en que se sienten satisfechos, por lo que es importante que si no se termina el plato no lo obligues a comer de más para acabarse la comida. Es recomendable establecer horarios fijos de comida y servir solo la porción suficiente, para ir creando hábitos saludables desde pequeños. Cuando los obligamos a terminarse el plato, además de que le puede causar indigestión y malestar, el niño se acostumbra a comer más de lo que necesita, aunque ya esté lleno, y puede causar sobrepeso en un futuro. Asimismo, si te pide que le sirvas más comida, lo puedes hacer.

Toma en cuenta estas recomendaciones generales, pero platica con el pediatra para conocer recomendaciones específicas para tu hijo. La nutrición es clave para un crecimiento y desarrollo saludable y no se debe tomar a la ligera.

Bibliografía

Baby Center: babycenter.com

Ontario Society of Nutrition Professionals in Public Health (2014) Pediatric Nutrition Guidelines (Birth to Six Years) for Health Professionals. healthunit.org

Rodríguez-Weber, M.A. et al. (2012) Consumo de agua en pediatría. Perinatología y reproducción humana, volumen 27, suplemento 1, pp S18 – S23.

Nutrióloga Tere Ramírez

Tags : aguaalimentacionbebésdietafuertesHidrataciónhijosinfantilniñosnutriciónsaludsaludablesanos
NutricionAvanzada

The author NutricionAvanzada

Leave a Response