close
651×326-londres-donvida

Noticia de UK

El donador de órganos de mayor edad y vivo de la Gran Bretaña tiene 83 años y al morir su esposa, decidió darle a alguien una segunda oportunidad. Así, donó un riñón a una paciente, en diálisis, de sesenta y tantos años.

Nicholas Crace nos dice que  no recuerda que fue lo que puso esta idea en su mente, pero después de cuidar personalmente a su esposa enferma por una embolia hasta su muerte  en el 2005, y terminar de organizar sus asuntos se encontró muy aburrido y sin un sentido importante en su vida.

Empezó a investigar: había sido donador altruista de sangre hasta los 70 años, cuando deja de ser permitido, en trabajo voluntario no se tiene muchas opciones a los 83 años, para ser donador de médula se necesita ser menor de 40 años.

“Una llamada al Renal Transplant Centre puso en movimiento una secuencia de eventos que culminaron, siete meses después, en mi regalo de un riñón a una mujer en la mitad de sus 60s”. “Hubo momentos en los que pensé que era absurdo que algún paciente quisiera un riñón de alguien tan anciano”, nos dice Croce.

Este proceso es una operación mayor con riesgo de muerte de 1 en 3000 casos, tiene también riesgos de infecciones en las vías urinarias y pulmones. Lo mismo, tiene implicaciones de carácter mental y emocional. De todo esto fue ampliamente asesorado por el Queen Alexandra Hospital, por el NHS y por asesores independientes. Fue sometido a exámenes de todo tipo, resonancias magnéticas, ultrasonido de los riñones, ECG, angiogramas  entre otros, que duraban hasta 4 y 5 horas.

“Yo cada vez, estaba más entusiasmado con la empresa iniciada,  veía los enormes costos en recursos humanos y económicos que se estaban dedicando y sentía la responsabilidad de que ésto funcionara. Era frustrante, para una persona tan impaciente como yo, ver como  habían pasado 5 meses y todavía había pendientes por resolver”, añade Croce.

El resultado fue fascinante, Crace tenía, según  palabras del hospital, “Riñones de Fórmula Uno”. Después de L.4000.00 gastadas en sus estudios y L.2000.00 en el momento  de la remoción del riñón,  se ahorraría el Sistema Hospitalario Nacional de la Gran Bretaña mucho de los L.29,000.00 que gasta en atender a un paciente en diálisis en un año.

El riñón fue ofrecido a un hospital al sur de Inglaterra pero desafortunadamente no hubo la compatibilidad esperada. Fue el segundo ofrecimiento a otro hospital el que fue exitoso. La operación fue de dos horas de duración con mínima molestia o dolor, fue dado de alta a los cuatro días, dejando el Hospital Queen Alexandra con un riñón solamente pero con el espíritu engrandecido, “Porque aunque no tengo hijos propios, pude darle vida a alguien”, dijo Croce.

“He recibido felicitaciones, sin duda, genuinamente dirigidas, pero totalmente inmerecidas. Dar un riñón es realmente fácil. Héroes son aquellos –y sus familias, que tienen sus riñones dañados. Viven valientemente una vida miserable, esperando, todos los días, que haya quien les done uno. Me avergüenza no haberlo hecho antes y como muchos otros donadores digo que, quisiera tener otro extra para donarlo también”.

Fuente: http://www.independent.co.uk/life-style/health-and-families/features/britains-oldest-living-organ-donor-8434171.html

Tags : don de la vidadonar un riñonorganotrasplante
Antonio

The author Antonio

1 Comment

Leave a Response