close
iluminacion

En la actualidad, la vitamina D ha ganado popularidad en temas de salud. Se produce en nuestra piel al contacto con la luz del sol y es indispensable para que varias funciones en nuestro organismo se realicen correctamente. Esta vitamina protege contra la insuficiencia cardíaca, la diabetes y el cáncer. Por otro lado, su deficiencia perjudica la salud ósea, causa pérdida de cabello y trastornos en el sueño, y podría jugar un papel importante en las infecciones del tracto respiratorio y las enfermedades autoinmunes, entre otras. La vitamina D también es importante para fijar mejor el calcio.

Alrededor del 40% de la población mexicana padece deficiencia de vitamina D, y es más común en zonas urbanas que rurales. Es una epidemia importante que ha sido ignorada. Estudios recientes han demostrado que las personas con niveles más altos de grasa abdominal y de circunferencia de cintura tienen más probabilidades de tener niveles bajos de vitamina D.

A medida que la importancia de la vitamina D se vuelve cada vez más clara, los investigadores dedican cada vez más tiempo a comprender quién podría estar en mayor riesgo de deficiencia para encontrar formas de prevenirla. Como es indispensable para prevenir tantas condiciones, abordar el problema de la deficiencia puede tener un impacto considerable en la población en general.

En los estudios, descubrieron que en las mujeres, tanto la grasa total como la abdominal estaban asociadas con niveles más bajos de vitamina D, pero que la grasa abdominal tenía el mayor impacto. En los hombres, sin embargo, los niveles más bajos de vitamina D se relacionaron significativamente con la grasa en el hígado y el abdomen.

La fuerte relación entre cantidades crecientes de grasa abdominal y niveles más bajos de vitamina D sugiere que entre más circunferencia de cinturas es mayor el riesgo de desarrollar deficiencia. Por lo tanto, se debe considerar controlar los niveles de vitamina D. La mejor fuente son los rayos solares; con tan solo 15 minutos en sol antes de las 10:00 a.m. o después de las 5:00 p.m. basta. Es importante que sea directo, sin bloqueador y sin una ventana de por medio, por eso es importante respetar estos horarios para no afectar la piel.

El siguiente paso es entender por qué existe esta relación. ¿Una deficiencia en vitamina D causa que la grasa se almacene en la región abdominal, o la grasa abdominal disminuye los niveles de vitamina D? Va a tomar más trabajo separar la causa y el efecto. Otro desafío es encontrar la manera de abordar este problema de manera efectiva.

Nutrióloga Tere Ramírez

Tags : abdominaldenergíagrasahígadoinfeccionespielrayossolvitamina
NutricionAvanzada

The author NutricionAvanzada

Leave a Response