close
depresión y el azúcar

El consumo de azúcar se ha relacionado con muchos trastornos de salud, pero también se le ha relacionado con un mayor riesgo de depresión. Como el azúcar en exceso afecta de forma negativa al intestino y al cerebro, es de esperarse que desencadene cambios en el estado de ánimo. Estudios recientes han encontrado una fuerte relación entre el consumo mayor de azúcar y tazas elevadas de depresión.

Una investigación en donde se monitorearon los hábitos alimenticios y problemas médicos de 8 000 personas durante 22 años, se encontró que los hombres que consumían 67 gramos o más de azúcar por día tenían una probabilidad 23% mayor de ser diagnosticados con depresión en cinco años, en comparación con los que consumían 40 gramos o menos. Cabe mencionar que al comienzo del estudio, ninguno de los participantes había sido tratado por alguna enfermedad mental. También, el efecto del azúcar en el estado de ánimo, parecía ser independiente del estado socioeconómico, actividad física, consumo de alcohol, tabaco u otros hábitos.

Lo que pasa es que el azúcar altera la función de la dopamina en el cerebro, el neurotransmisor que activa el sistema de recompensas, de la misma manera que los narcóticos afectan al cerebro y desencadenan adicción. Como la adicción y los trastornos del estado de ánimo están relacionados, y el consumo del azúcar produce cambios en el estado de ánimo relacionados con la adicción, los investigadores que han analizado los efectos bioquímicos y neurológicos del azúcar han concluido que podría ser hasta más adictivo que la cocaína. Por otra parte, como el azúcar altera la flora intestinal y aumenta la resistencia a la insulina, lo cual crea una respuesta inflamatoria crónica en el cuerpo y desempeña un rol importante en la salud mental.

El azúcar está en todas partes, desde bebidas y salsas hasta sopas y sándwiches. Busca dónde se esconde el azúcar en tu dieta diaria, aun y cuando pienses que no la consumes, y crea estrategias para poco a poco ir disminuyendo su consumo. Recuerda que existen más de 50 nombres para el azúcar: sacarosa, dextrosa, fructosa, maltosa, dextrina, maltodextrina, jarabe de maíz de alta fructosa, glucosa, entre otros. A medida que vamos eliminando el azúcar, el paladar se ajusta, y ya no vas a necesitar tanta azúcar para sentirte satisfecho.

Nutrióloga Tere Ramírez

Tags : adicciónazúcarcerebrodepresióndopaminainflamación
NutricionAvanzada

The author NutricionAvanzada

Leave a Response