close
alimentos dolor cronico

Si experimentas dolor crónico, sabrás lo frustrante que es que interfiera con todos los aspectos de tu vida. Mientras que un tercio de la población sufre de dolor crónico, son pocos los que realmente abordan el tema desde la raíz para solucionarlo; la mayoría busca medicamento que alivie el dolor de manera temporal. Muchas veces la respuesta está frente a ti, en tu plato. Cada vez hay más evidencia de que la dieta y el dolor están conectados.

Para entender cómo ciertos alimentos pueden desencadenar dolor, primero hay que entender la inflamación y el rol que juega en la dieta y la enfermedad. La inflamación es una respuesta inmune normal que ayuda a proteger el cuerpo contra lesiones e infecciones. Algunas condiciones hacen que el sistema inmune active esta respuesta inflamatoria incluso cuando no hay organismos extraños contra los que proteger. Esto hace que las células inmunes ataquen a las células normales y sanas del cuerpo, lo que daña los tejidos y causa dolor.

Alrededor del 70% de sus células inmunes se encuentran en el tracto digestivo. Hay ciertos alimentos alivian la inflamación, mientras que otros pueden desencadenar los síntomas y empeorar la inflamación, por ejemplo:

1. Lácteos
Aunque la mayoría de las personas nacen con la capacidad de digerir lactosa, el principal tipo de azúcar que se encuentra en la leche de vaca, se estima que el 75% de la población mundial pierden esta capacidad en algún momento. El consumo de productos lácteos cuando hay intolerancia a la lactosa puede provocar hinchazón, calambres abdominales, flatulencia o diarrea.

2. Soya
La soya se encuentra en distintos productos como el tofu, leche de soya, salsa de soya, sustitutos vegetarianos de la carne, entre otros. Los productos de soya sin fermentar contienen ácido fítico, un tipo de antinutriente que deteriora la absorción de nutrientes e irrita el revestimiento del intestino.

Esto podría resultar en un aumento de la permeabilidad intestinal o un intestino permeable, una condición que permite que las partículas pasen de los intestinos a la sangre. Esto no solo puede contribuir a la inflamación, sino que también puede causar síntomas como dolor en las articulaciones, deficiencias nutricionales, erupciones cutáneas y cambios en el estado de ánimo.

3. Gluten
El gluten es un tipo de proteína que se encuentra en granos como el trigo, la avena, la cebada y el centeno. Si tienes enfermedad celíaca o sensibilidad al gluten, comer este tipo de alimentos, incluso cantidades pequeñas, puede causar dolor.

4. Alcohol
Exagerar en el consumo del alcohol puede debilitar el hígado, aumentar la inflamación e incluso empeorar los síntomas de afecciones como la enfermedad inflamatoria intestinal. Elige entre el vodka, el whisky o la ginebra con agua mineral y recuerda tomar con moderación con menos de cinco bebidas a la semana; no más de dos bebidas por día para hombres y una bebida por día para mujeres.

5. Carne roja
Limitar el consumo de carnes rojas y procesadas favorece la salud. Comer más carnes rojas y procesadas se asocia con una mayor inflamación, causa importante de dolor crónico. Asimismo, estos alimentos son ricos en purinas, compuestos que pueden agravar la gota y desencadenar dolor.

6. Azúcar
El azúcar se relaciona con el desarrollo de muchas enfermedades, pero algunas investigaciones también sugieren que una dieta rica en azúcar podría causar alteraciones en el microbioma intestinal. Esto promueve la inflamación e influencia sobre el sistema inmunológico. También puede aumentar la permeabilidad intestinal, permitiendo que las partículas pasen al torrente sanguíneo, lo que provoca síntomas intestinales permeables, incluido el dolor.

7. Alimentos procesados
La dieta occidental tradicional, la cual se caracteriza por una mayor ingesta de carnes rojas y procesadas, dulces, postres, papas fritas y granos refinados, se asocia con niveles más altos de marcadores inflamatorios. Además, las grasas trans, que se encuentran con frecuencia en los alimentos procesados, están relacionadas con un aumento de la inflamación.

8. Aceites vegetales
Los aceites vegetales son ricos en ácidos grasos omega-6, un tipo de grasa que solemos comer en exceso y que se considera proinflamatoria. Mientras que la mayoría de los expertos sugieren apegarse a una proporción de 2: 1 de ácidos grasos omega-6 a omega-3, la proporción típica en la dieta occidental es más cercana a 20: 1. Un estudio publicado en The Clinical Journal of Pain relacionó una dieta alta en omega-6 con más dolor, limitaciones funcionales, sensibilidad al dolor y angustia.

9. Cafeína
Si sufres de dolores de cabeza frecuentes, es hora de reducir un poco la cafeína. Si bien algunos estudios identifican la cafeína como una forma de aliviar los dolores de cabeza, parece que el beneficio se produce sólo en personas que rara vez lo consumen. Para quienes consumen un exceso de cafeína, en realidad puede aumentar el riesgo.

Por lo tanto, te sugiero que si padeces alguna condición que genera inflamación (artritis, enfermedad celiaca, lupus, intestino permeable, gota, migrañas) intentes dejar poco a poco estos alimentos para ver un cambio positivo. Recuerda que todo sacrificio, tiene beneficio.

Nutrióloga Tere Ramírez

Tags : alimentosArtritiscrónicoDolorinflamaciónlupusmigrañas
NutricionAvanzada

The author NutricionAvanzada

Leave a Response