close
Alimentos que no debe consumir

¿Disgustada con la comida?

¿Cual es la comida que rehúsas comer? ¿Chícharos, tofu, hígado o cebollas? Cualquiera que sea, es probable que no te guste su sabor, no necesariamente porque sospechas que contienen ingredientes tóxicos que causan cáncer o que fueron pizcados por personas usando trajes especiales. Sin embargo, hay muchos productos almacenados en tiendas y fábricas que, sin saber por que, rehusamos consumirlas. Se hizo una encuesta entre personas que conocen este negocio y trabajan diariamente evitando pesticidas, organismos genéticamente modificados, crueldad animal, injusticia social y comidas insalubres de la oferta constante, para encontrar lo que ellos saben del lado oscuro de los alimentos y que comerían de ellos. Ponte lista y evita lo peor que algunas tiendas de comestibles te ofrecen.

-Pez espada

Philip Landrigan, MD, profesor de pediatría y medicina preventiva en Mount Sinai School of Medicine advierte, como una prioridad, a mujeres embarazadas o buscando un embarazo evitar el consumo de este pescado porque tiene un alto contenido de mercurio, metal pesado que es neurotóxico, y daña a los bebés en gestación y en adultos dispara los ataques al corazón.
Alternativa: Consumir salmón de Alaska y atún del Pacífico.

-Fresas inorgánicas

Mientras filmaba Food Inc., Robert Kenner director de la empresa y fundador de FixFood.org, dijo que quería filmar a los agricultores de fresas aplicando pesticidas a sus campos.
“Los agricultores usan trajes especiales para protegerse de las docenas y docenas de pesticidas que les aplican,” dijo. Desafortunadamente, para nosotros, el público, no fueron autorizados para filmar nada. “Jamás he podido volver a comer una fresa inorgánica,” agregó.
Alternativa: Consumir fresas orgánicas

-Refrescos dietéticos

El Dr. Isaac Eliaz, MD, experto en salud integral en Sebastopol, CA se mantiene alejado de cualquier refresco de dieta, dulces o chicles que contengan sucralosa, aspartame, acesulfame K, entre otros. “Los datos de seguridad de estos endulzantes
artificiales están en controversia y conflicto de interés con los fabricantes de estos componentes químicos,” nos dice y agrega, “Estudios independientes sugieren de manera muy firme que cuando se metabolizan en el organismo pueden causar problemas de salud relacionados al metabolismo, aumento de peso, enfermedades neurológicas, dolores en las articulaciones, inflamación en el intestino, entre otras.
Alternativa: Bebe agua, te verde, agua de frutas,

-Todos los productos de McDonald’s

En estos productos el daño no solamente es el producto en si; es la mentalidad que los acompaña, Según Joel Salatin, agricultor de corte sustentable y autor de “This Ain’t Normal, Folks.”
“Representan la cumbre de la fábrica agrícola y de la comida industrial.
Comida cargada con toda clase de ingredientes genéticamente manipulados con colores, sabores y endulzantes artificiales que no solo amenazan la salud del individuo sino del suelo donde lo cultivan.”
Alternativa: Aprende a cocinar, te sorprenderá lo económico que resultará cocinar un pollo del que aprovecharás hasta el consomé de sus huesos comparado con un pollo de fast food y un consomé de lata que generalmente viene con exceso de sal.

-Tomates enlatados

La película de resina que forra la lata contiene bisfenol-A (BPA) un estrógeno sintético que ha estado unido a distintas dolencias: problemas de corazón, de reproductividad, diabetes y obesidad. Estudios muestran que la presencia de BPA en la mayoría de las personas excede en cantidad; puede causar baja producción de esperma y causa daño cromosómico a los huevos de los animales. “Se pueden encontrar 50 microgramos de BPA por litro en latas de tomate y este nivel impacta en la gente, especialmente los pequeños,” nos dice Fredrick Von Saal, PhD, profesor de Endocrinología de la Universidad de Missouri.
Alternativa: Escoge tomates en presentación de botella de vidrio o envases de tetra pak.

-Pan de trigo

El trigo moderno no es nada parecido al trigo con el que cocinaba tu mamá o tu abuela. Gracias a la ingeniería genética que lo ha manipulado desde los 60s y 70s para aumentar su rendimiento. ….”Han cambiado su genética, su bioquímica y su efecto en los humanos que lo consumen,” nos dice el Dr. William Davis, MD, cardiólogo y autor del éxito de librería, “Wheat Belly.”
Alternativa: Trata de eliminar el pan de tu dieta y en unas cuantas semanas notarás la mejoría en tu salud. Cámbialo por arroz salvaje o mijo, por ejemplo.

-Hamburguesas producidas industrialmente

Cuando el ganado es criado en condiciones insalubres, inflado con hormonas de crecimiento y alimentado con dietas compuestas de maíz manipulado genéticamente, (tres condiciones muy graves) debes evitarlo y escoger carne de ganado alimentado únicamente con hierba. Mientras ordenas un corte fino no hay problema. La dificultad se presenta cuando al moler para hamburguesas, se mezclan cantidades de carne de cientos de animales y ahí es donde no se controla la calidad. “En ese proceso existe el riesgo de contaminación,” nos dice Michael Pollan, autor de varios libros y artículos sobre alimentación. Científicos de la USDA ha encontrado niveles de bacteria que causan enfermedades en más de 50% de la carne molida que han sometido a pruebas.
Alternativa: Si amas las hamburguesas, solo cómelas si son de ganado criado con hierba y la carne es molida frente a ti en la carnicería.

-Maíz

Las plantas de maíz modernas son como fábricas de pesticidas, con raíces. La mayor parte del maíz de EUA es manipulado con ingeniería genética tanto para producir su propio pesticida dentro de la planta como para soportar la fumigación que permea hasta dentro del alimento. Esto esta también resultando problemático para las abejas y otros agentes polinizadores. Maryam Henein es co-directora de “Vanishing of the Bees” y su opinión fue “No nos hagamos tontos, los efectos colaterales de los pesticidas son letales para nuestra salud.”
Alternativa: No la hay. Es casi imposible evitar el consumo de muchos alimentos que de una forma u otra contienen maíz, por ejemplo, miel, catsup, maicena, pan, etc.

-Chocolate blanco

“Los datos de los beneficios del cacao no son solo una dulce recompensa sino que poseen un grupo de fitonutrientes que aumentan el flujo de sangre al cerebro, protegen los vasos sanguíneos y mejoran el humor y la concentración. El chocolate blanco carece de todas estas bondades,” nos dice el Dr. Drew Ramsey, profesor asistente de Psiquiatría de la Columbia University College of Phisicians and Surgeons.
Alternativa: Busca versiones orgánicas.

-Endulzantes artificiales

Irónicamente, hay mucha evidencia que sugiere que usarlos es tan malo para tu cintura como usar azúcar regular. En la Universidad de Texas, un estudio mostró que ratones alimentados con endulzantes artificiales de aspartame tenían índices de azúcar más altos que los que estaban libres de ellos. No solo son malos para tu salud, los científicos han descubierto sus residuos en aguas tratadas poniendo en riesgo a los peces y a otros tipos de vida marina.
“No son naturales, no son orgánicos, saben horrible y te causan toda clase de daños a tu organismo,” dice Maria Rodale, CEO de Rodale Inc. Autora de Organic Manifesto.
Alternativa: Puedes remplazar el azúcar con miel de abeja o miel de Maple.

-Germinados

Doug Powell, PhD, profesor en Kansas State University y autor del blog BarfBlog al ser entrevistado dio datos como los siguientes:
Están relacionados con al menos 40 brotes de enfermedades. Se han encontrado contaminados con salmonella, Ecoli, entre otras. Necesitan humedad y calor para germinar, el ambiente ideal para la multiplicación de la bacteria. No vale la pena el riesgo.
Alternativa: Reemplázalos por calabacita y zanahoria rallada en tu sándwich y si realmente te encantan los germinados, cocínalos antes.

-Palomitas de maíz de microwave, con sabor mantequilla

Diacetyl, un químico usado como saborizante de mantequilla, es usado en muchos productos con ese sabor, sin importar el hecho de que los obreros de esas fábricas tienen constantemente una enfermedad llamada pulmón de popcorn. Diacetyl ha sido reemplazado por otro químico que se convierte nuevamente en diacetyl bajo ciertas circunstancias y en el empaque no se menciona su uso, con el pretexto de que es un secreto comercial. Alexandra Scranton, directora de ciencia e investigación de Women’s Voices for the Earth, expresó, “Este es un clásico ejemplo de la necesidad de una reglamentación y transparencia en los químicos agregados a los alimentos y a los demás artículos del hogar.”
Alternativa: Prepara tus propias palomitas en la estufa de tu casa o pon los granos en una bolsa de papel de estraza y cocínalos en tu micro y las bañas de mantequilla orgánica, todo por una fracción del costo.

-Colorantes artificiales de alimentos

Abogados de la salud han tratado por años de lograr que la FDA destierre los colorantes artificiales de la mesa basándose en estudios que demuestran relación de hiperactividad en los niños y cáncer en los animales. Michael F. Jacobson, PhD, director ejecutivo del Center for Science in the Public Interest, y su grupo criticaron a las compañías que utilizan colorantes para hacer aparecer a los alimentos más atractivos y sanos de lo que realmente son, remplazando verdaderos nutrientes, con fines comerciales.
Alternativa: Consume productos al natural. Lee las etiquetas de lo que compras, los colorantes se esconden hasta en los productos más insospechados.

-Helados de restaurantes de cadena

El común denominador de los helados de estos establecimientos es la porción enorme que sirven y el metro de largo de la lista de ingredientes, cuando para un helado solo se necesita leche, azúcar y un poco de vainilla. De alguna manera estos lugares los cargan con miel de maíz, celulosa y margarina, todo esto hecho de soya y maíz genéticamente modificados.
Alternativa: Dave Zinczenko, editor en jefe de la revista Man’s Health y autor de “Eat This, Not That,” dice entre otras cosas, “Compra helado en pequeños comercios locales que ofrecen productos más simples o prepáralos tu misma. Una salsa de caramelo divina, puede ser hecha con azúcar, mantequilla y calor y no te quebrarás la cabeza especulando que clase de químicos te estás comiendo, además de que al controlar tu porción, las calorías extra no terminarán en tu cintura.”

Fuente: rodale.com

Tags : alimentosfresas inorgánicasno comerpez espadarefrescos dietéticostomates enlatados
Antonio

The author Antonio

Leave a Response